Cómo abrir un candado con clips de manera práctica

Diversas son las circunstancias en las que se hace necesario recurrir a medidas alternativas para abrir un candado con medios diferentes a su llave. Puede ocurrir que la llave se rompe, se extravía, que no recordemos dónde la dejamos o que haya quedado dentro de la casa o habitación.

En cualquiera de estas situaciones siempre es recomendable tener nociones de formas en las que podamos salir de manera práctica y rápida del apuro.

Acá te explicaremos cómo abrir un candado con unas herramientas muy simples, hechas a partir de un par de clips sujeta papeles.

Normalmente, cuando carecemos de la llave, el primer pensamiento que

¿Cómo darle forma a los clips?

Darle forma a los clips no debe representar ninguna dificultad, siempre y cuando tengas la precaución de elegir clips metálicos hechos con un tipo de alambre  que se pueda doblar fácilmente.

Existe una variedad de estos sujetapapeles hechos con un metal rígido y quebradizo que, lógicamente, no servirán a los fines propuestos en esta actividad. También hay clips elaborados con material plástico.

Un par de pinzas o un alicate pequeño serán de gran ayuda en la tarea de elaborar la ganzúa y el forzador. Se comienza desdoblando los clips hasta obtener los alambres necesarios.

El siguiente paso es doblar nuevamente los clips; pero esta vez dándole a uno de ellos forma de L; es decir, hasta obtener un ángulo recto. Este es el que servirá como ganzúa para raspar los pernos del candado.

La longitud de la parte del clip que va a ser usado como ganzúa debe ser tal que permita alcanzar el primer perno, el cual está ubicado en lo más profundo del candado; generalmente entre 4 y 5 cm de largo. Sin embargo, asegúrate de que la herramienta que elabores realmente alcanza ese primer perno.

Pero, ¿cómo abrir el candado con los clips?

Abrir un candado con ganzúas hechas con clips requiere de un ingrediente que no has de hallar en otra parte, sino dentro de ti mismo: la paciencia. Con un poco de suerte, es posible que abras el candado en un primer intento.

De no poder hacerlo en esa primera ocasión, debes continuar intentando hasta que puedas lograrlo; tal vez se te haga algo difícil, pero al final verás que con práctica y paciencia se puede conseguir.

Lo primero que debes hacer es introducir el forzador en la ranura de la llave y hacer presión hacia ambos lados para comprobar hacia cuál de ellos gira el cilindro; generalmente este gira en el mismo sentido de las agujas del reloj.

Alcanzado este primer objetivo de saber hacia dónde gira el cilindro, es momento de iniciar el trabajo con la ganzúa. Para ello, introduce la punta curva hasta el perno que está en el fondo del candado.

Mantén el forzados en la ranura de la llave, haciendo presión suave, pero firme. Me gusta esto: