Cómo funciona un candado que debes saber

Estamos tan acostumbrados a las cosas que nos rodean que, generalmente, no nos detenemos a pensar cuál es la esencia de su funcionamiento, dándole poca o ninguna importancia a este conocimiento.

Sin embargo, hay momentos en los que esta información pudiera sernos de utilidad. Saber cómo funciona un candado es un perfecto ejemplo de lo que estamos argumentando.

Son muchas las ocasiones en las que por diversas circunstancias nos quedamos sin las llaves de un candado; por ejemplo, las de ese que resguarda las posesiones que dejamos dentro del armario en el gimnasio o en la residencia universitaria.

Es esta una situación complicada en la que debemos optar por llamar a un experto en cerrajería o por hacerlo nosotros mismos.

Si ni siquiera sabemos cómo son los componentes internos del candado, difícilmente podamos abrirlo sin la llave.

El funcionamiento de un candado es algo extremadamente sencillo. Se basa

¿Qué elementos intervienen en el funcionamiento de un candado?

  • El primero, que forma parte de un candado común y perfectamente apreciable exteriormente, es la llave.

La llave es una lámina hecha de metales como bronce o aluminio, cuyo cuerpo consta de un agarradero y un paletón. El agarradero adquiere formas hexagonales, cuadradas, rectangulares o, las más comunes, circulares.

El paletón es la parte alargada de la llave y la que se introduce en el cilindro del candado para abrirlo. Se caracteriza por la serie de dientes y muescas que, dependiendo del tipo de llave, pueden estar en uno o ambos cantos del paletón.

Los dientes y depresiones conforman un código que se complementa con una canal que va desde la cabeza o agarradero de la llave hasta la punta del paletón. Este código es único para cada llave e impide que el candado pueda ser abierto con una que no le corresponde.

  • Exteriormente también es posible observar el cuerpo del candado: formado por una masa maciza de acero u otro metal o por una serie de láminas metálicas superpuestas. Este último diseño le confiere mayor fortaleza y seguridad al candado.
  • Aunque visible desde fuera, el gancho o aro es un arco de acero con dos segmentos incrustados en el cuerpo del candado. Uno de los segmentos tiene una muesca cerca de la punta en donde se asegura el arco al mecanismo interno.

El segundo segmento, más largo, le permite al arco girar sin salirse; este tiene en su base un resorte que lo impulsa hacia arriba cuando se acciona el cilindro con la llave. También tiene una muesca donde se engancha el mecanismo de trabado.

  • Embutido totalmente en el interior del candado, el cilindro o rotor solo deja ver la bocallave, la cual contiene la ranura por donde se inserta la llave. Tiene el rotor una serie de pequeños orificios transversales que dan cabida a los pines o pernos para asegurar el cerramiento del dispositivo.
  • En la parte superior del cilindro se ubica el mecanismo de trabado del arco. Puede estar formado por dos esferas y un resorte o por un pequeño pestillo accionado también por resortes.
  • En el interior del candado se hallan los pernos, los contrapernos y los muelles, que actuando en conjunto traban el cilindro e impiden su rotación si no se introduce la llave adecuada.

Los pernos y contrapernos son pequeños cilindros metálicos, en tanto que los muelles son pequeños resortes de diámetro similar al de los pernos y dispuestos en la base de estos.

  • El cuerpo del candado suele tener un orifico muy pequeño en la parte inferior. Su función es permitir la salida del agua cuando el candado está expuesto a alguna fuente de este líquido; también sirve para la lubricación del instrumento.

Tiene además una serie de orificios en el mismo costado donde encaja el segmento de cierre del arco.

¿Cómo abre el candado?

Ya se dijo que el funcionamiento de un candado es un proceso sumamente simple: todo comienza con la introducción del paletón a través de la bocallave. Este paletón tiene una punta especialmente diseñada para desplazar los pines.

  • A medida que entra, la llave empuja los pernos o pines con los dientes.
  • Una vez que la llave está dentro del candado, los pernos quedan acomodados, de acuerdo con la disposición de los dientes y las muescas del paletón, a la altura de la línea de corte.

Vale aclarar que los pernos tienen longitudes que coinciden con la altura de los dientes o con la profundidad de las muescas, según sea el caso. Al entrar, la llave los deja fuera de la línea del cilindro, por lo que este puede girar con facilidad.

  • Cuando el cilindro gira, provoca que el mecanismo ubicado en su parte superior, que se halla trabando el arco, se retraiga.
  • El muelle o resorte ubicado en la base del segmento de giro hace que el arco salte al ser liberado, por lo que puede ser accionado y abierto.

¿Qué candado comprar?

Aunque existe una variada gama de candados, en su gran mayoría funcionan con principios y mecanismos similares al expuesto en este artículo.

No obstante, lo másMe gusta esto: