Cómo abrir un candado pequeño sin llave y sin romperlo

Cómo abrir un candado pequeño sin llave y sin romperlo

Tomando en consideración que solemos perder las llaves de nuestro propio hogar y hasta las del coche; no suena como una idea del todo descabellada que también extraviemos la llavecilla de un candado. ¿Cierto?

La realidad es que perder llaves es uno de los males con los que tendremos que vivir los seres humanos por el resto de nuestras vidas. Al igual que los calcetines, aretes o móviles; las llaves ocupan un lugar especial entre los objetos más extraviados en todo el mundo.

Si llegaste hasta este artículo, seguramente se deba a que has olvidado donde has colocado la llave que abre ese candado que tanto necesitas abrir. Debes prestar mucha atención durante todo el proceso porque, aunque es realmente sencillo, no deja de ser técnico y deberá realizarse con mucho cuidado para obtener el resultado deseado.

A continuación, te enseñaremos cómo abrir un candado pequeño si no dispones de la llave y si no deseas romperlo. Toma en consideración que esta lección te servirá para que puedas abrir cualquier candado; por lo que te será realmente útil en caso de que extravíes otras llaves y no guardes copia de las mismas. No esperemos más y, ¡comencemos!.

Ganzúas: El medio para lograr un objetivo

Quizás en algún momento hayas escuchado de las ganzúas, esas herramientas que utilizan los cerrajeros profesionales para abrir cerraduras en segundos y sin romperlas. Si no sabes de qué hablamos, seguramente habrás notado como en muchas películas abren puertas utilizando dos herramientas largas similares a un alambre; esas son las ganzúas.

Existen varios motivos por el que elegimos traerte este método para abrir candados pequeños, te los contaremos a continuación:

  • No es invasivo, por lo que el candado no sufrirá daño alguno y podrás usarlo nuevamente.
  • Es un método que implica delicadeza, por lo que es ideal para ser utilizado en candados pequeños.
  • Una vez se vuelva una habilidad adquirida, podrás abrir candados en cuestión de segundos.

Como ves, es la mejor opción para ser aplicada en candados donde la superficie es limitada. Además, para candados más grandes necesitaríamos más fuerza y, por ende, métodos más contundentes.

Ahora bien, antes de enseñarte como abrir un candado pequeño sin llave y sin romperlo; debes saber que existen varios modelos y tipos de ganzúas, elegir el indicado dependerá de la acción que desees realizar. Muchos cerrajeros cuentan con múltiples kits de ganzúas por este motivo; algunas tienen formas curvas, onduladas o tienen la punta muy fina. En tu caso, que deseas abrir candados, necesitarás un kit de ganzúas para candados estándar.

Cómo abrir un candado pequeño sin romperlo

Antes que nada, debes saber que en los kits de ganzúas vienen dos tipos de herramientas: ganzúas y llaves de tensión, en un momento te contamos qué son estas.

Los candados están compuestos por un sistema de seguridad a base de pistones; la tarea de la ganzúa es alinear estos pistones de forma tal que, al girar el rotor, se abra el candado. La ganzúa que se utiliza para realizar este trabajo es una con forma de gancho, el cual permite empujar los pistones hacia arriba; por otro lado, el rotor es el orificio por el que se introduce la llave.

Pero la ganzúa no hace todo el trabajo por sí sola, necesita de la ayuda de la llave de tensión. La cual tiene forma de L y es la encargada de hacer girar el rotor aún sin llave.

Aclarados estos puntos, pasemos al paso a paso:

  1. Sujeta el candado de cabeza, tomándolo entre tus dedos pulgar e índice; de esta manera podrás mirar el bombín o rotor directamente.
  2. Introduce la llave de tensión en el rotor (lugar donde entraría normalmente la llave) y ejerce presión hacia arriba. Sujétala con tus dedos anular y medio para estabilizarla y mantenerla firme, mientras aplicas la presión.
  3. Introduce la ganzúa hasta aproximadamente la mitad del candado, de esta manera podrás ir alineando y empujando los pistones de atrás hacia adelante. Sé muy cuidadoso en este punto, ya que esta labor determinará si el candado abrirá o no.
  4. Una vez hayas terminado de alinear los pistones, retira la ganzúa con un solo y rápido movimiento.
  5. Apenas retires la ganzúa, gira la llave de tensión. Si lo hiciste bien, el candado se abrirá instantáneamente. La clave es hacer un movimiento sumamente rápido, por lo que tendrás que tener buena coordinación para realizar ambas acciones casi en simultáneo.

NOTA: Presta mucha atención a los sonidos que hacen los pistones al ser atravesados, si te encuentras en un lugar silencioso podrás escuchar los “clics”. Otro detalle importante a tener en cuenta es que, en ocasiones, algún pistón se traba y no sube hasta el muelle; por lo que tendrás que empujarlo con más fuerza utilizando la ganzúa.

Consideraciones finales

Como hemos mencionado en muchos de nuestros artículos, debes recordar que no eres un cerrajero profesional y que tal vez no logres abrir el candado al primer o segundo intento. Procura seguir los pasos al pie de la letra y prestar atención a cualquier movimiento que se efectúe dentro del candado; la paciencia y la práctica serán tus aliados en esta labor.

Por otro lado, si no sabes donde adquirir un kit de ganzúas; puedes dirigirte a la ferretería más cercana o comprarlo por internet. Tiendas online como Amazon ofrecen gran variedad de kits y con los mejores precios.

AVISO IMPORTANTE

El objetivo de este artículo es proporcionar una alternativa rápida, sencilla y gratuita; a personas que necesitan abrir un candado, con el fin de solventar un inconveniente.

Aplica esta técnica sólo en candados de tu propiedad o bajo la autorización explícita de su dueño. También, toma en consideración que realizar este método en espacios públicos puede ser mal visto por las autoridades u por otras personas. Recuerda cumplir con la ley y que forzar candados, el robo, hurto o la apropiación indebida; son delitos penales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.