Cómo abrir un candado sin llave paso a paso: Método fácil

Cómo abrir un candado sin llave paso a paso: Método fácil

Desde hace algunos años, la seguridad que rodea a cada una de nuestras pertenencias ha dejado de ser completamente análoga, para transformarse en un híbrido que une la tecnología y el método clásico. Dentro de estos objetos de seguridad considerados como “tradicionales” o de la “vieja escuela”, se encuentra el candado.

Estos pequeños objetos han cumplido una tarea simple, pero importantísima a lo largo de la historia: resguardar una determinada cosa de la apropiación indebida. Aunque el primer modelo de la era moderna, conocido como el “candado escandinavo” se forjó en 1921; se cree que ya se utilizaba un objeto similar desde los tiempos de la antigua Roma.

El nivel de seguridad y confianza que imprimimos en los candados es tal, que al día de hoy se siguen creando nuevos modelos más sofisticados y seguros. Algunos de estos son anti-cizallas o también conocidos como anti-palanca, otros cuentan además con diales para ingresar combinaciones numéricas, otros son blindados, anti-ganzúas y así algunos modelos más.

Entonces, ¿por qué si existen métodos modernos de seguridad, seguimos utilizando candados?; la respuesta es simple: porque funcionan. Diariamente los utilizamos en enrejados, cadenas, taquillas del gimnasio, para asegurar nuestras bicicletas en la calle y mucho más.

Sin embargo, aunque todo pinta muy bien y estamos tan seguros, ¿qué pasa cuando perdemos nuestras llaves?. Pues, comienzan los dolores de cabeza. La memoria humana tiene muchos lapsos en los que olvidamos o pasamos por alto la información y es normal que a lo largo de nuestras vidas perdamos u olvidemos las llaves de nuestros candados (o las de nuestro coche u hogar) varias veces.

Si llegaste hasta este artículo, porque no dispones de la llave para abrir uno de tus candados, ¡estas de suerte!. Porque a continuación, te enseñaremos paso a paso, el método más sencillo para abrir un candado sin llave:

Consideraciones iniciales para abrir un candado sin llave

La técnica que te enseñaremos a continuación, sólo debe ser aplicada si estás completamente seguro de que puedes romper el candado. Si te encuentras ante una emergencia donde no puedes esperar a buscar la llave o, si el candado se ha estropeado y no puedes quitarlo; te resultará de maravilla. Por el contrario, si tu intención es mantener la integridad del candado; te sugerimos que utilices otro método de apertura.

Ahora bien, para abrir tu candado con este fácil método solo necesitarás:

  • Dos llaves inglesas
  • Gafas de protección
  • Guantes de trabajo

NOTA: El tamaño del candado determinará el número de pulgadas de las llaves que necesitarás para abrir tu candado. Si se trata de un candado de tamaño estándar, puedes utilizar dos llaves inglesas de 1” a 2” e ir aumentando el tamaño de las mismas, en proporción al candado. El truco para saber si te servirán, es que ambas llaves deben entrar en el arco del candado a la vez.

Paso a paso: Cómo abrir un candado sin llave método fácil

  1. Preparación y seguridad. Antes de comenzar con la apertura, colócate tu equipo de protección. Las gafas protegerán tus ojos de cualquier residuo metálico que pueda salir volando en el proceso de apertura y los guantes, cuidarán tus manos de lastimarse al ejercer la presión necesaria para forzar el arco del candado.
  2. Ubicación de las llaves I. Introduce ambas llaves inglesas, una a cada lado del arco del candado de forma horizontal y alinéalas a la misma altura. La manera correcta de hacerlo, es insertando en el arco el lado más largo de la llave; de esta manera al dar el torque la llave podrá girar.
  3. Ubicación de las llaves II. Los mangos de las mismas, deben quedar juntos y mirando con dirección hacia ti. Mientras que los extremos opuestos de los cabezales de cada llave, deben poderse tocar entre sí para poder ejercer la presión que permitirá que el candado ceda.
  4. Fuerza + Movimiento. Inhalando, flexiona tus codos moviéndolos hacia afuera, mientras separas los mangos de las llaves inglesas. La fricción generada entre ambas llaves deberá ser lo suficientemente fuerte, como para romper el arco de seguridad del candado. Si notas que se te hace un poco complicado, repite el proceso.

Una de las claves para que este método resulte es, inhalar profundamente mientras realizamos el torque con las llaves; ya que la acción te dará el impulso necesario para poder abrir el arco. Considera también la calidad del candado, el tamaño de las llaves inglesas y tu propia condición física.

Cómo puedes comprobar, es una técnica muy fácil de llevar a cabo y este es el motivo por el que muchos maleantes la utilizan. Toma en consideración que al ser un poco “visible” de realizar, no suele aplicarse a plena luz del día; aunque por seguridad te invitamos a colocar un candado de calidad en objetos como tú bicicleta.

¡Muy bien! Hemos acabado; ahora conoces un método sumamente fácil de realizar para la próxima vez que te encuentres ante una emergencia o hayas perdido tus llaves. Ya no debes preocuparte, porque para resolver el infortunio sólo necesitarás dos llaves inglesas y tu propia fuerza.

NOTA: Este sencillo método sólo puede ser aplicado en candados de modelo estándar que no sean extremadamente resistentes. De lo contrario, la fuerza a utilizar para generar la apertura del mismo, sería demasiada para la capacidad de un ser humano promedio.

AVISO IMPORTANTE

El objetivo de este artículo es proporcionarle una alternativa rápida, gratuita y sencilla; a personas que necesitan abrir un candado, con el fin de solventar un inconveniente.

Aplica esta técnica sólo en candados de tu propiedad o bajo la autorización explícita de su dueño. También, toma en consideración que realizar este método en espacios públicos puede ser mal visto por otras personas o por las autoridades. Recuerda que el daño a la propiedad privada, el hurto, robo o la apropiación indebida; son delitos penales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.