Cómo abrir un candado sin romper y sin llave: Un truco muy fácil

Una afirmación que parece estar del todo acertada establece que, todas las personas en algún momento de nuestras vidas extraviaremos un juego de llaves, un bolso, un sweater o un móvil. Estos despistes pueden deberse, al estilo de vida tan acelerado que llevamos desde las últimas décadas. El problema es que perder u olvidar ciertos objetos, pueden traernos muchísimos dolores de cabeza y hacernos pasar malos ratos.

Si este es tu caso y en este momento no tienes manera de abrir un candado, porque olvidaste la llave dentro de casa o justo en el lugar que resguarda el candado; no te preocupes, porque en este artículo te enseñaremos cómo abrir un candado sin utilizar llave. Este truco es realmente sencillo y te vendrá esplendido, ya que no necesitaremos romper el candado; por lo que no sólo ahorrarás en contratar a un cerrajero profesional, sino que además ¡no tendrás que comprar un nuevo candado.

Aprender este sencillo truco puede ayudarte a resolver muchos inconvenientes futuros; por lo que, ante un nuevo infortunio con un candado o una cerradura, sabrás como responder. Si deseas aprender cómo abrir un candado sin romper y sin llave, continúa leyendo que enseguida te enseñáremos todo lo que necesitas saber:

Cómo abrir un candado con clips: El truco más fácil y eficaz

Antes de proceder a enseñarte este sencillo método, queremos ofrecerte un consejo que te puede ser de mucha ayuda para futuras ocasiones: la próxima vez que pierdas la llave de uno de tus candados o este se dañe por el uso, óxido o el poco mantenimiento; evalúa primero la situación. Muchas personas corren a abrir sus candados con métodos como las cizallas que, si bien ofrecen una solución instantánea, terminan por dañar irremediablemente el candado. Por tal motivo, si tu candado aún se encuentra en buenas condiciones y deseas conservarlo, utiliza métodos poco invasivos como el que te enseñaremos a continuación.

PARTE 1: Los Materiales

Necesitarás:

  • 2 o más clips para papeles
  • Pinza o alicates

Para comenzar, elegir los clips indicados es un elemento fundamental; estos deben ser grandes, resistentes y libre de recubrimiento plástico. El recubrimiento no solo los engrosa innecesariamente, sino que además impide que el clip se deslice con naturalidad dentro del mecanismo del candado. Estos, deberán ser resistentes, preferiblemente de acero y a su vez, no deben ser muy gruesos o de lo contrario no encajarían dentro del ojo de la cerradura del candado.

Aunque necesitarás únicamente 2 clips; si es tu primera vez modelando llaves y ganzúas, te aconsejamos tener a disposición al menos un par más. Es posible que en el proceso de modelado o mientras abres el candado, alguno de tus clips se rompa o falle, por lo que así tendrías un repuesto.

Los clips serán transformados en 2 llaves, tal y como te indicaremos en la “Parte 2”. Estas serán la llave de tensión y la llave de ganzúa , cada una cumple una función dentro del proceso de apertura. Otro detalle importante a considerar, es contar con un par de pinzas o alicates; de esta manera podrás darle forma a los clips con mayor facilidad, comodidad y efectividad.

PARTE 2: Creando las Herramientas

La versión original de este truco utiliza un kit de herramientas llamadas “ganzúas”, estas son un juego de varias llaves con diferentes terminaciones que cumplen la función de abrir tanto cerraduras de puertas como de candados. Debido a que suelen ser un poco costosas y tú solo necesitas abrir un candado, puedes reemplazar este kit con herramientas caseras, es decir, los clips. Dicho esto, pasemos al modelado:

Paso 1: Ayudándote con la pinza, desdobla el borde más largo del clip, hasta que esté perfectamente recto. Ahora, en la punta del alambre, haz un pequeño doblez hacia arriba en un ángulo de aproximadamente 30°. Esta pequeña punta te servirá para presionar los pernos o clavijas, que cumplen la función del mecanismo de seguridad interno del candado. Si bien, no es del todo necesario hacer este último paso, puede ayudarte a acelerar el proceso de apertura. Una vez finalizado este paso, habrás creado tu llave ganzúa.

Paso 2: Desdobla ambos lados rectos del clip, ayudándote con las pinzas; te deberá quedar la forma de una larga U. Dicha U, deberá tener el ancho del ojo de la cerradura de tu candado para que pueda ingresar. Ahora, ayudándote con las pinzas, mide 1cm desde la punta de la curva y procede a doblarla hacia abajo en un ángulo de 90°. Una vez finalizado, habrás creado tu llave de tensión. Aunque es una llave básica, cumplirá la función final.

PARTE 3: Abriendo el Candado Ahora que tienes listas la llave de tensión y la llave ganzúa, procederemos a indicarte cómo abrir un candado sin romperlo.

Parte 1: Fíjate en el ojo de la cerradura de tu candado; deberás comprobar cuál es la parte inferior, ya que en esta se ubica la linea de corte, lugar en el que tendrás que ejercer presión rotativa con la llave de tensión. Dicha presión se hará en el sentido en que abre normalmente la llave del candado.

Ten en consideración que la presión que deberás ejercer puede variar según el candado; por tal motivo, tendrás que probar varias veces hasta que encuentres la presión ideal. Toma en cuenta que mucha fuerza puede partir el clip, mientras que poca será insuficiente para abrirlo. Ten paciencia en este paso, ya que determinará el éxito de tu apertura.

Parte 2: Gira la llave de tensión hacia el lado de apertura de la cerradura. En caso de que no sepas cuál es el lado correcto, gira la llave hacia un lado y luego hacia el otro. Sentirás como gira con mayor facilidad hacia uno de los lados, esa será la dirección que deberás seguir.

Paso 3: Ahora, introduce la llave ganzúa en la parte superior del ojo de la cerradura de tu candado, justo por encima de la llave de tensión. El gancho que has formado deberá estar hacia arriba, en sentido contrario a la línea de corte. Luego, procede a rastrillar los pernos o clavijas; mientras rastrillas, deberás sentirlos ligeramente. Recuerda mantener la presión en la llave de tensión, hacia abajo y hacia un lado.

Una vez encuentres la ubicación de los pernos, procede a presionarlos de forma rotativa; es decir, algunos más fuertes y otros más suaves. Mientras realizas esta labor, podrás escuchar suaves sonidos de clic; tal y como ocurre con las cajas fuertes.

Ten paciencia mientras realizas este paso, ya que, al ser tu primera vez, seguramente te tomará unos minutos. Una vez hayas rastrillado los pernos, mientras ejerces la presión adecuada en la línea de corte, el candado se abrirá. ¡Y habrás terminado!

AVISO IMPORTANTE

El objetivo de este artículo es proporcionarle una alternativa rápida, gratuita y sencilla; a personas que necesitan abrir un candado, con el fin de solventar un inconveniente.

Aplica esta técnica sólo en candados o cierres de tu propiedad o bajo la autorización de su dueño. Toma en consideración que realizar estos métodos en espacios públicos pueden ser mal vistos y por lo tanto recomiendo si es posible efectuar el proceso en zonas privadas. Recuerda que el hurto, robo y la apropiación indebida; son delitos penales por los cuales las autoridades te pueden pedir responsabilidad de tus acciones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.