Como abrir un candado sin romperlo con cuidado

En ocasiones, perdemos la llave que abre uno de nuestros candados; pero no pasa nada, porque contamos con una copia de repuesto. El problema ocurre, cuando no sacamos un nuevo juego para casos de emergencia y volvemos a perder nuestra llave. Ese es el momento, donde debemos decidir si llamar a un cerrajero y que solucione nuestro inconveniente, o resolverlo con nuestras propias manos.

Si llegaste hasta este articulo, quiere decir que decidiste resolver el problema tu mismo. Por lo que te daremos a conocer varias alternativas, para que logres abrir un candado sin romperlo y con cuidado; de esta manera, podrás volver a usar el candado luego de que te fabriquen un nuevo juego de llaves en una cerrajería.

Aprender estas técnicas te vendrán de maravilla, debido a que no solo es usual perder una llave; sino que además, siempre existe la posibilidad de que gracias al deterioro estas terminen partiéndose. Por lo que el conocimiento, te dará el poder de no tener que preocuparte si te ocurre una de estas situaciones; sólo tendrás que ponerte manos a la obra.

En este artículo te enseñaremos varias técnicas con las que podrás abrir fácilmente un candado y sin necesidad de romperlo; de esta forma no sólo ahorrarás dinero evitando contratar a un cerrajero, sino que además ¡no tendrás que comprar un candado nuevo! Solo deberás solicitar que te obren una llave nueva, lo cual es un ahorro rotundo.

Así que a continuación, te mostraremos las opciones con las que podrás abrir tus candados como todo un cerrajero profesional:

Como abrir un candado sin romperlo con cuidado

Como sabrás, no todos los candados son iguales. Existen muchas marcas y tipos; algunos resistentes, otros débiles, unos más seguros u otros, no tanto. Ahora bien, hay algunos que debido a su calidad son realmente sencillos de abrir y no requieren que te compliques tanto; pero en este artículo te daremos alternativas para que sepas cómo reaccionar ante cualquier tipo de candado, bien sea de buena calidad y, uno más bien débil. ¡Vamos a ello!

OPCIÓN #1: Candado débil

En caso de que tu candado no sea de muy buena calidad o sea relativamente fácil de abrir; puedes utilizar la “técnica de golpeado”. Esta consiste en asestar golpes suaves con un objeto sólido, como un martillo o alguna herramienta similar.

Para llevarla a cabo, deberás dar ligeros golpes a la base del candado, donde se inserta normalmente la llave. Luego, tendrás que dar golpecitos en el arco. Lo que buscamos con ambas acciones es golpear la parte fija o inmóvil del mismo. Si tu candado es realmente débil terminará cediendo, por lo que este se abrirá.

Recuerda que los golpes deben ser suaves o de lo contrario, podrías dañar el candado irremediablemente, cosa que queremos evitar. Toma en consideración que la paciencia juega un rol importantísimo con esta técnica, ya que tal vez el candado no abra al primer intento. Además, debes procurar golpear en la zona correcta o de lo contrario, podrías tardar mucho más en abrirlo.

OPCIÓN #2: Llave partida

Si el motivo por el que no puedes abrir tu candado, es porque la llave se ha partido, te traemos la solución para recuperarla. Esta opción es realmente útil, debido a que es muy normal que las llaves se rompan por el desgaste de las mismas o porque hemos utilizado mucha fuerza al intentar girarla.

Con esta técnica podrás hacer una copia improvisada de la llave rota, por lo que tendrás un repuesto para abrir tu candado cuando lo necesites; solo deberás recordar donde la has guardado.

Para realizar esta técnica, toma la llave con un paño o unas pinzas y procede a calentar los dientes de la llave original, utilizando el fuego de un encendedor o la hornilla de la cocina. Calienta hasta que notes como la llave ha cambiado a un color más ahumando. Bueno ahora toma un trozo de cinta adhesiva transparente y pégala en la llave. Lo que ocurrirá, es que al contacto con el calor, el plástico en la cinta tomará la forma de la llave, por lo que se imprimirá. Una vez hecho esto, pega un trozo de lata, acero o latón.

A partir de aquí, deberás tener muchísimo cuidado o de lo contrario, podrías cortar tu piel. Toma la lámina de latón estampada con la forma de la llave y procede a recortarla con cuidado de no modificar la forma. El proceso de corte deberás realizarlo con tijeras especiales y tendrás que tener mucha precisión si quieres tener una copia perfecta.

Una vez hayas terminado, procede a probarla en el candado. Esta técnica puede resultar un poco complicada si no tienes habilidades para este tipo de manualidades, por lo que tal vez prefieras utilizar la tercera opción.

OPCIÓN #3: Cualquier tipo de candado

Si las primeras opciones no te funcionan, puedes probar con esta técnica la cual cuenta con un alto grado de efectividad. Para llevarla a cabo necesitarás:

  • Una lata
  • Alicate
  • Tijera

Paso #1: Dibuja en la lata la forma de una pequeña T; su altura deberá ser un poco menor que la del cuerpo del candado y la anchura de toda la T, deberá ser similar al grueso de la barra del arco. Recorta los vértices inferiores de la T, redondeándolos.

Paso #2: Dobla ligeramente las alas superiores de la T, para que se toquen entre sí. Deberás curvar la parte inferior de la lámina, dándole una forma tubular; de esta manera podrá entrar en el orificio donde calza el arco. Para realizar este paso utiliza el alicate.

Paso #3: Introduce la T “abrazando” el lado del arco que entra en el candado, para que te resulte una tarea mas sencilla, utiliza las aletas de la T. Baja la lámina, tal y como si bajaras el arco para cerrar el candado. A medida que vayas introduciendo la T por el borde del candado, este se abrirá automáticamente.

Cada método puede funcionar en función del candado y de tus propias habilidades, te sugerimos las vayas probando según lo creas conveniente. Si deseas puedes practicarlas y convertirte en un experto. Por lo pronto, ya tienes conocimientos sobre como puedes abrir un candado sin romperlo con éxito.

AVISO IMPORTANTE

El objetivo de este artículo es proporcionar una alternativa rápida, sencilla y gratuita; a personas que necesitan abrir un candado, con el fin de solventar un inconveniente.

Aplica esta técnica sólo en candados de tu propiedad o bajo la autorización explícita de su dueño. Recuerda que forzar candados, el robo, hurto o la apropiación indebida; pueden acarrearte problemas con la justicia por qué son delitos penales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.